Salud

La Organización Mundial de la Salud (OMS) alertó sobre la falta generalizada de apoyo a las personas con demencia y a sus familiares, pese a tratarse de un problema sanitario que afecta a más de 55 millones de personas en el mundo.

Según un informe divulgado, esta cifra va en aumento y se estima que llegará a 78 millones en 2030 y a 139 millones en 2050. En términos porcentuales, el padecimiento que afecta al 8,1% de las mujeres y al 5,4% de los hombres mayores de 65 años.

No obstante, sólo una cuarta parte de los países cuenta con políticas, estrategias o planes nacionales de atención para estos pacientes y sus familias.

El director general de la agencia sanitaria de la ONU señaló que la demencia roba a millones de personas sus recuerdos, su independencia y su dignidad.

"El mundo está fallando a las personas con demencia, y eso nos perjudica a todos", dijo el director de la OMS Tedros Adhanom Ghebreyesus, quien agregó que hace cuatro años los gobiernos acordaron una serie de metas para mejorar la atención del padecimiento.

"Pero las metas por sí solas no son suficientes. Necesitamos una acción concertada para garantizar que todas las personas con demencia puedan vivir con el apoyo y la dignidad que merecen", recalcó Tedros.

La demencia afecta la memoria, otras funciones cognitivas y la capacidad de realizar tareas cotidianas; y entre sus causas se destacan enfermedades y lesiones diversas que dañan al cerebro, como el Alzheimer o la apoplejía.

 

La OMS subrayó, en su investigación, la necesidad de reforzar los servicios de atención a las personas con demencia y a sus cuidadores.

Y agregaron que esos servicios deben incluir atención primaria de salud, atención especializada, servicios comunitarios, rehabilitación, cuidados de larga duración y cuidados paliativos.

 

El informe indicó que el nivel de prestación de servicios es mayor en los países de renta alta que en los de ingresos bajos y medios, según consignó la agencia de noticias AFP.
 
 
La medicación para la demencia, los productos de higiene, las tecnologías de asistencia y las adaptaciones domésticas también son más accesibles en los países de ingresos altos.
 
 
El estudio detalló que en 2019 los cuidadores pasaron una media de cinco horas diarias atendiendo a los pacientes; y el 70% de esos cuidados son ejercidos por mujeres.
 
 
En este contexto, la OMS recalcó la urgencia de respaldo social y financiero para los cuidadores de personas con demencia, que enfrentan un enorme estrés financiero, social y psicológico.
 
Hasta ahora, el 75% de los países reportan algún nivel de apoyo a los cuidadores, principalmente en los países de altos ingresos.
 
 

Mucha gente en el mundo consume nueces a menudo sin ser consciente de los múltiples beneficios que este fruto seco tiene para la salud. La Fundación Española del Corazón considera a este alimento como “gran aliado” del músculo cardíaco. Por su parte, un estudio del Centro de Salud de la Universidad de Connecticut y la Universidad de Texas A&M aseveró que las nueces “contienen una compleja variedad de compuestos naturales y fitoquímicos que exhibe una amplia gama de beneficios para la salud, incluida la protección contra la inflamación y el cáncer de colon”. A su vez, es muy recomendable para pacientes con cálculos biliares, previene infecciones y su elevado contenido en calcio contribuye a la salud ósea.

 

Un reciente estudio de la Universidad de Harvard reveló que un mayor consumo de nueces reduce los riesgos de muerte aumenta la esperanza de vida, sobre todo en los adultos mayores. Al respecto, Yanping Li, científico del Departamento de Nutrición de Harvard T.H. Chan School of Public Health, señaló: “Unos pocos puñados de nueces por semana pueden ayudar a promover la longevidad, especialmente entre aquellos cuya calidad de dieta no es buena”.

 

La investigación, publicada en la revista Nutrients, descubrió que al menos cinco porciones de nueces por semana (unos 28 gramos) alargarían la vida de quienes las consumen con frecuencia. En ese sentido, los investigadores registraron un 14% menos de riesgo de muerte (independientemente de la causa), un 25% menos de riesgo de fallecer por enfermedades cardiovasculares y un aumento de 1,3 años de esperanza de vida, en comparación con aquellos que no consumen ese fruto seco.

 

¿Ayudan al estado de ánimo?

 

El consumo de nueces es muy efectivo para tratar la falta de energía, de concentración y de positividad. La Organización Mundial de la Salud (OMS) considera que unos 300 millones de personas sufren depresión, convirtiéndola en el trastorno mental de este comienzo de siglo. Por eso, no es extraño que alrededor de este tema se produzca una amplia investigación científica, no solo para entenderla sino también para combatirla.

 

Diversos estudios sugieren, por ejemplo, que dos familias de bacterias jugarían un papel clave en este trastorno; que los frutos rojos y el vino tinto pueden ayudar a prevenirla; o que existe una molécula que protegería al cerebro de ella. En esta oportunidad, investigadores de la Universidad de California (Estados Unidos) centraron su atención en las nueces.

 

 

De acuerdo a un artículo publicado en la revista científica Nutrients, estos frutos secos son los más efectivos para lidiar con los síntomas. Para determinarlo, analizaron información proveniente de la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición estadounidense. Allí, más de 26 mil adultos respondieron preguntas acerca de sus hábitos alimenticios y síntomas de depresión. De esto se desprendió que quienes consumían nueces contaban con más probabilidades de tener un mayor interés en las actividades que realizaban, niveles de energía más altos, menor desesperación, así como también una mayor concentración y optimismo.

 

 

También compararon los resultados de diversos frutos secos. Los consumidores de nueces tenían un 26% menos de chances de sufrir depresión (comparado con quienes no las comían), mientras que otras variedades como almendras o castañas solo registraron un 8%.

 

 

“Es importante encontrar intervenciones de bajo costo, como cambios en la alimentación, que son fáciles de implementar y pueden ayudar a disminuir la incidencia de la depresión”, consideró el autor principal del trabajo, Lenore Arab, consultado por medios extranjeros. “Las nueces ya fueron investigadas en relación a la salud cognitiva y cardiovascular. Ahora vemos un vínculo con los síntomas de la depresión, lo que se convierte en un motivo más para incluirlas en una dieta saludable”, concluyó.

 

Una investigación científica publicada en la revista Nature Food, determinó el impacto de esta popular comida en términos de tiempo saludable ganado o perdido. Qué alimentos, por el contrario, nos alargan la vida

¿Cuántos panchos hemos comido en nuestra vida? Seguramente este dato, complejo de determinar, ahora interese al lector. Es que una investigación científica afirma que por cada pancho que una persona come pierde 36 minutos de vida.

 

Investigadores de salud de la Universidad de Michigan han descubierto que comer un pancho podría quitarle este tiempo de vida a una persona. El estudio, publicado en la revista Nature Food, los investigadores analizaron 5.853 alimentos en la dieta estadounidense y midieron sus efectos en minutos de vida saludable ganados o perdidos.

 

El equipo elaboró un índice que calcula la carga neta de salud beneficiosa o perjudicial en minutos de vida saludable asociada con una porción de comida. Se basa en un estudio llamado Carga mundial de enfermedades, que mide la morbilidad asociada con las elecciones alimentarias de una persona.

 

Uno de los alimentos que midieron los investigadores fue un Hot dog, como también se lo conoce a esta comida en Estados Unidos. Los 61 gramos de carne procesada dieron como resultado una pérdida de 27 minutos de vida saludable. Cuando se incluyeron ingredientes como el sodio y los ácidos grasos trans, el valor final fue de 36 minutos perdidos.

 

“Estudios previos que investigan dietas saludables o sostenibles a menudo han reducido sus hallazgos a una discusión de alimentos de origen vegetal versus alimentos de origen animal, estigmatizando a estos últimos como los menos nutritivos y sostenibles”, explicaron en la fundamentación del estudio.

 

El informe fue dirigido por el experto en salud ambiental Olivier Jolliet e incluyó vegetales, carnes, comidas procesadas y bebidas azucaradas. El objetivo fue simple: determinar cómo repercute comer distintos alimentos.

 

Entre los descubrimientos se llegó a la conclusión de que una alita de pollo frito, “cuesta” 3,3 minutos de vida sana. En cambio, se pueden contrarrestar y ganar tiempo de vida incorporando alimentos como el maní y el salmón. Ambos, según el estudio, dan 26 y 16 minutos de vida saludable, respectivamente.

 

El equipo de investigadores hizo varias recomendaciones: sugirieron sustituir el 10% de la ingesta calórica diaria de carne de vaca y carnes procesadas por una mezcla de frutas, legumbres, nueces, mariscos selectos y verduras. Esto podría generar 48 minutos adicionales de vida saludable.

 

“Aunque encontramos que los alimentos de origen vegetal generalmente funcionan mejor, existen variaciones considerables dentro de los alimentos de origen vegetal y animal que deben reconocerse antes de que se justifiquen tales inferencias generalizadas”, agregaron los autores del estudio.

 

Comidas procesadas

 

El 67% de las calorías que los niños y adolescentes estadounidenses ingieren en un día procede de productos ultraprocesados y sólo un 23% proviene de alimentos poco o nada procesados.

 

Esta es la principal conclusión de un estudio realizado por la Friedman School (Boston, Massachusetts) que analizó la alimentación y la ingesta de calorías de 33.795 niños estadounidenses de 2 a 19 años entre 1999 y 2018.

 

El objetivo del estudio, publicado este martes en el Journal of the American Medical Association (JAMA), era determinar las tendencias de alimentación y el consumo de ultraprocesados entre la población más joven de los Estados Unidos.

 

Los alimentos ultraprocesados son productos listos para consumir que a menudo tienen elevados niveles de azúcar, sal y carbohidratos añadidos, y poca fibra, proteínas, vitaminas y minerales, y que, por lo general, contienen aceites hidrogenados y potenciadores de sabor.

 

Los más consumidos son los bocadillos y postres envasados, los cereales del desayuno azucarados, las patatas fritas, hamburguesas de comida rápida y algunos fiambres como la mortadela o el salame, y su consumo en exceso está relacionado con enfermedades como la diabetes, la obesidad y algunos tipos de cáncer.

 

El estudio explica que el consumo de calorías procedentes de productos ultraprocesados entre los niños estadounidenses ha pasado del 61% en 1999 al 67% en 2018, mientras que las calorías procedentes de alimentos no procesados o poco procesados ha caído del 28,8 % al 23%.

 

En Argentina el promedio de consumo de ultraporcesados (UP) es de 185 kilos por habitante por año. Liderando el ranking mundial en consumo de gaseosas con 131 litros per cápita.

Un estudio reciente realizado en la Provincia de Buenos Aires por científicos del Conicet arribó a la conclusión de que los anticuerpos que bloquean el coronavirus aumentan su potencia en el transcurso de seis meses desde la aplicación de la primera dosis de la vacuna Sputnik V.

 
 
Para realizar el estudio, los investigadores analizaron 1.800 muestras de suero de individuos que fueron inmunizados con la vacuna en cuestión. Los encargados del estudio confirmaron finalmente que los anticuerpos que produce la vacuna rusa crecen en potencia luego de un tiempo.
 
 
 
 
En este sentido, Andrea Gamarnik es investigadora superior del Conicet y confirmó la conclusión del estudio. ”Si bien los anticuerpos disminuyen en cantidad, lo que pudimos observar en este estudio es que la calidad y la potencia neutralizante de los anticuerpos contra el SARS-CoV-2 original y las variantes aumentan con el paso del tiempo”, confirmó Gamarnik a partir de las muestras analizadas en relación a la administración de la vacuna Sputnik V.
 
 
 
 
 
El estudio sobre los efectos de la Vacuna Sputnik duró seis meses y confirmó la conclusión que Gamarnik explicó. Los anticuerpos de las muestras utilizadas fueron analizadas periódicamente y en cada revisión se midió la cantidad de anticuerpos y su capacidad de bloqueo contra el virus.
 
 
 
 
De esta manera, los resultados de la investigación ayudan a respaldar la efectividad y la seguridad de la aplicación de vacunas para contrarrestar el coronavirus. En cuanto a la explicación de los efectos de la aplicación de la Sputnik V, Andrea Gamarnik amplió detalles: “Esto se explica porque esos anticuerpos atraviesan un proceso gradual de maduración que aumenta su calidad para bloquear al virus e impedir la infección”.
 
 
 
 
Diversas publicaciones científicas habían confirmado en el último tiempo que los organismos que se infectaban de coronavirus reducían con el tiempo su cantidad de anticuerpos pero aumentaban su potencia neutralizante. El estudio realizado en la Provincia de Buenos Aires verificó la misma conclusión en las personas vacunadas con Sputnik V.

Un ensayo clínico internacional hecho en 42 hospitales de seis países ha demostrado que poner a los pacientes no intubados con COVID-19 grave en posición decúbito prono, es decir, boca abajo, mejora su pronóstico y reduce la necesidad de intubación y la mortalidad.

 

El estudio, que publicó este martes la revista The Lancet Respiratory Medicine, es la primera gran investigación que analiza los beneficios de este cambio de posición y abre la puerta a un cambio en la práctica clínica actual para incorporar este tratamiento como parte de la rutina médica para pacientes no intubados con COVID-19.

Antes de este ensayo clínico, el doctor Jordi Mancebo, director del Servicio de Medicina Intensiva del Hospital de Sant Pau de Barcelona y uno de los primeros en aplicar esta técnica en España, explicó el pasado mes de noviembre en una entrevista con la agencia de noticias Efe que en su hospital el 80% de los pacientes de COVID-19 que estaban en las unidades de cuidados intensivos (UCI) ya eran colocados en posición decúbito prono para mejorar la oxigenación arterial.

 

De hecho, en la mayoría de las UCI de los hospitales españoles ya se aplica esta técnica a los pacientes con Síndrome de Distress Respiratorio Agudo (SDRA) severo, por los beneficios que comporta esta posición para la buena evolución de la enfermedad.

 

Ahora, este estudio internacional, coordinado por el Hospital de Tours (Francia), ha corroborado empíricamente por primera vez algo que muchos intensivistas ya habían probado: que colocar al enfermo boca abajo mejora la evolución de los pacientes con COVID-19 grave tratados con oxigenoterapia de alto flujo.

 

La oxigenoterapia de alto flujo se aplica cuando existe una insuficiencia respiratoria aguda grave, en este caso, debido al COVID-19.

 

“La evidencia científica de la eficacia de esta técnica en pacientes no intubados es especialmente importante durante los picos de la pandemia en que pueda haber escasez de respiradores. Esta es la primera gran investigación que analiza los beneficios de un cambio de posición en pacientes despiertos y que no necesitan de un respirador, es decir, que respiran espontáneamente por sí mismos, como parte del tratamiento en pacientes COVID-19”, explicó el coordinador médico de la UCI del Hospital Vall d’Hebron, Oriol Roca.

 

En el ensayo han participado 1.126 pacientes ingresados entre abril de 2020 y enero de 2021.

 

A la mitad de ellos, el grupo de control, se los trató con el protocolo habitual, y la otra mitad, el grupo experimental, se los posicionó en decúbito prono durante al menos una hora al día, en un mínimo de dos sesiones de 30 minutos, y con una media de 5 horas diarias.

 

En el grupo control, el 46% de los pacientes necesitaron intubación o tuvieron un pronóstico fatal hasta 28 días después de la inclusión en el estudio.

 

Este porcentaje se redujo hasta el 40% entre los pacientes del grupo experimental, que habían pasado un tiempo en decúbito prono.

 

El estudio también ha comprobado que en este último grupo todos los indicadores de respiración mejoraron en gran medida ya durante la primera sesión -de 3 horas de media-, y la mejora se mantenía al volver a posición supina.

 

Según los médicos, el hecho de evitar la intubación reduce el riesgo de sufrir complicaciones por esta causa y también implica un beneficio colectivo al tener menos necesidad de uso de respiradores, uno de los equipamientos con menos disponibilidad en muchos países.

 

Además, entre los que estuvieron en decúbito prono durante al menos ocho horas diarias, solo el 17% terminaron en intubación o muerte, contra un 48% en los que pasaron menos de este tiempo, según el estudio en el que han participado hospitales de España, Francia, Canadá, México, Irlanda y Estados Unidos.

 

El ensayo concluyó que el uso de esta medida es segura y muy sencilla de aplicar y no ocasiona ningún tipo de coste, sin riesgos asociados.

 

“Proponemos, por tanto, un cambio en la práctica clínica actual para incorporar este tratamiento como parte de la rutina médica para los pacientes COVID-19 con insuficiencia respiratoria aguda que necesiten oxigenoterapia de alto flujo”, concluyó Roca, que también es investigador del grupo de investigación en Shock, Disfunción Orgánica y Resucitación (SODIR) del Vall d’Hebron Instituto de Investigación (VHIR).

Se trata del operativo número 25 en lo que va del año. Se procuraron riñones, corneas y corazón para válvulas que fueron destinados a los bancos habilitados por el INCUCAI.

 

El equipo del área médica del Centro Único Coordinador de Ablación e Implantes de Corrientes (CUCAICOR), dependiente del Ministerio de Salud Pública de la Provincia, concretó un nuevo operativo de ablación multiorgánica, con el cual ya son 25 en lo que va del año en Corrientes.

 

“Realizamos un nuevo operativo de ablación de órganos y tejidos en la provincia, en esta oportunidad se realizó un proceso de donación en la Unidad de Terapia Intensiva del Sanatorio del Norte, quienes realizaron las denuncias pertinentes y acompañaron en todo el proceso”, explicó el director coordinador del CUCAICOR, Héctor Álvarez.

 

“Se ablacionaron riñones, corneas y corazón para válvulas que fueron destinados a los bancos habilitados por el INCUCAI”, agregó.

Cada 11 de agosto se celebra el Día del Nutricionista en América Latina. Esta fecha fue instaurada para homenajear al doctor argentino Pedro Escudero, quién fue pionero en la nutrición. Durante esta jornada, además de concientizar a la población, también se trata de analizar los datos de desnutrición que alarman a los sistemas de salud de cada país de la región.

 

Los nutricionistas contribuyen a dar a conocer a sus pacientes cuáles son los mejores hábitos alimenticios para mejorar su estado de salud. Del mismo modo, realizan una evaluación del paciente y luego diagraman una dieta para el bien del este.

 

En otras recomendaciones que realizan son las de marcar una rutina en donde se mantengan horarios, calcular la cantidad de calorias y nutrientes consumidos, etc. Además, de aquellas preferencias alimentarias, intolerancias y enfermedades existentes en la persona. 

 

En 1974, se estableció que se conmemore esta celebración en honor al doctor Pedro Escudero. El médico argentino fue uno de los pioneros en esta ciencia y se lo reconoce por su extensa trayectoria médica en el país y su invaluable aporte a la ciencia de la región.

 

¿Qué es la nutrición?

 

La nutrición es uno de los pilares de la salud y el desarrollo. En personas de todas las edades, mantener una mejor nutrición permite reforzar el sistema inmunitario, contraer menos enfermedades y gozar de una salud más robusta.

 

En este sendio, es la ciencia que estudia los procesos fisiológicos y metabólicos que, tras la ingesta de los alimentos, ocurren en el organismo.

 

¿Quién fue la figura que originó esta fecha?

 

El doctor Pedro Escudero nació en Buenos Aires en 1887. Fue alumno de Ángel Gallardo, egresó con Medalla de Honor de la Facultad de Ciencias Sociales y ejerció como Secretario del Círculo Médico Argentino.

 

Escudero fue Jefe de Servicio del Hospital Rawson durante 23 años y Jefe de Sala del Hospital de Clínicas. Su consultorio, ubicado en Barracas, funcionó durante 12 años.

 

El doctor Escudero es considerado "el padre de la nutrición" por significativo aporte a esta rama de la ciencia médica. Fundó y dirigió el Instituto Nacional de la Nutrición, siendo un referente de generaciones de médicos tanto argentinos como latinoamericanos.

 

La Asociación Argentina de Dietistas y Nutricionistas Dietistas se fundó en 1947 y es una de las organizaciones más consolidadas del país en relación a la nutrición. La institución se enfoca en el carácter científico y profesional, sin fines de lucro y nuclea a la mayor agrupación de graduados en nutrición del país.

 

En 1994, se promulgó la Ley 24.301 del Ejercicio Profesional del Licenciado en Nutrición, la cual consolidó el reconocimiento legal de la actividad a nivel nacional. La misma considera "las actividades que los licenciados en nutrición realicen en la promoción, protección, recuperación y rehabilitación de la salud, dentro de los límites de su competencia que derivan de las incumbencias del respectivo título habilitante".

A quien no le paso de ver comida con pedazo podrido o con moho, cortar esa parte y de igual manera ingerirlo. Bueno tenemos que decirte que la ciencia comprobó que esto es más que peligroso para tu salud.

 
Nosotros no lo vemos pero ese hongo ya se esparció por toda la comida y a pesar de que cortemos ese pedazo, todo lo demás ya está infectado y puede producir micotoxinas, un compuesto que ataca nuestro organismo.
 
 
Son pocas personas las que conocen la existencia de micotoxinas en los alimentos, y es que estas no son tan “populares” como por ejemplo la Salmonella, Listeria o Escherichia coli.
 
 
Recientemente la Unión Europea confirmó que hay un alto nivel de alimentos que contienen este compuesto y que generalmente se encuentran en el sector agricultor.
 
 
 
Entre un 60 y el 80% de las cosechas a nivel mundial podrían estar contaminadas por micotoxinas y todavía se desconoce la fórmula para poder evitar que se siga propagando.
 
 
 
Hasta el momento se conocen más de 400 tipos de micotoxinas que podemos encontrar en nuestra comida. La ingesta leve de estas a lo sumo pueden provocar problemas gastrointestinales pero son pocos los casos registrados.
 
 
 
Los casos más graves están relacionados a una ingesta de grandes cantidades de este compuesto de comidas en condiciones higiénicas muy pobres. Los mismos pueden llegar a provocar tumores y hasta cáncer de hígado.
 
 
Las comidas donde más se puede encontrar este compuesto son cereales y sus derivados, las frutas y los frutos secos, carne, productos lácteos, especias.
 
 
 
Entre los mencionados, los cereales suelen ser la principal fuente de micotoxinas, debido a que el compuesto resiste todos los procesos a los que se someten los granos antes de su venta.
 
 
 
Para evitar que en nuestra comida se desarrollen los hongos debemos evitar la humedad y temperaturas cálidas. Por eso, hay que guardarla en un lugar fresco y seco y en caso de presenciar una zona podrida, tirarla de inmediato.
Viernes, 06 Agosto 2021 08:59

Alerta por fiebre amarilla en Corrientes

Ante un alerta epidemiológico, la provincia de Corrientes salió a vacunar a la población de cuatro localidades vulnerables al riesgo de fiebre amarilla, según dieron a conocer este jueves las autoridades sanitarias.

Página 1 de 44