Sábado, 23 Noviembre 2019 09:08

No prosperó el proyecto para declarar a Corrientes “Capital Nacional del Carnaval”

El Congreso de la Nación debía tratar en la jornada del miércoles pasado el proyecto para declarar a Corrientes como “Capital Nacional del Carnaval”, que había logrado apoyo de las comisiones en las que se encontraba -de Le­gislación General primero y luego en la de Cultura-, pero no obtuvo el mismo efecto en el recinto. Lo cierto es que una vez que el proyecto llegó a este espacio deliberativo, no sólo los diputados entre­rrianos se opusieron a que la tierra del Taragüí tuviera este título, sino que además lo hicieron los jujeños, que consideran que su carnaval también está en condicio­nes de obtenerlo, e incluso los de Buenos Aires, quie­nes explicaron que su fiesta -aunque sea un desfile de murgas- también merece ser tenida en cuenta.

Por lo tan­to, lo único que quedaba por hacer era lograr que el pro­yecto regresara a comisión para que no cayera y tuvieran que volver a presentarlo para continuar trabajando. La idea ahora, según explicaron los legisladores correntinos, es buscar una alternativa para que todas las provincias tengan una declaración de acuerdo a la realidad de sus respectivas fiestas.

Cabe destacar que el pro­yecto original había sido pre­sentado en su momento por el actual gobernador, Gusta­vo Valdés.

Corrientes, a la hora de defender el proyecto dejó en claro que la fiesta de la pro­vincia tiene características muy diferentes a las de Entre Ríos y Jujuy y sobre todo la de Buenos Aires.

Se destacó especialmente que es una fiesta cuya prin­cipal característica es el arte en la realización del vestua­rio, en las puestas teatrales de sus shows, en los que las comparsas desarrollan su argumento, su historia, en un espectáculo coreográfico de danza-teatro con formato de gran musical en el escena­rio de anfiteatro “Mario del Tránsito Cocomarola” -úni­co a nivel mundial-. Además, es arte en la participación de grandes bandas y orquestas y en el virtuosismo de sus per­cusionistas.

El comparsero correntino realiza un mes de ensayos diarios, sometido a una dis­ciplina voluntaria que pro­viene de su compromiso con la comparsa que integra; po­see una pasión que compite sólo por el honor e invierte grandes sumas de dinero en sus trajes. En Corrientes, el premio que desvela a los bai­larines, enardece a los percu­sionistas y exalta al público es sólo un trofeo.

La defensa de esta fiesta se basó también en su his­toria y su trayectoria, dado que mucho de lo que hoy es el carnaval de Gualeguayc­hú, por ejemplo, es gracias al aprendizaje obtenido de la fiesta correntina, pero la­mentablemente todo esto no alcanzó para convencer a los legisladores de estas provin­cias que también pujan por el título de Capital Nacional del Carnaval